5 palancas que llevan a la conversión

5 palancas que llevan a la conversión

¿Has pronunciado alguna vez una de estas frases (o similares) al salir del cine?

  • “Iba a ver un Thriller de terror y he acabado riendo a carcajadas”
  • “Esperaba una comedia destornillante y he sentido lástima por los actores”
  • “Parecía una película de acción trepidante, pero me he aburrido como una ostra”.

Sin ningún tipo de duda, cada uno de nosotros reacciona ante una situación determinada de formas muy diversas. Esto es lo que queremos decir cuando afirmamos que “Cada persona es un mundo”. Sin embargo, también es cierto que hay una pauta de comportamiento común a la que tendemos todos a reaccionar.

Hoy no vamos a hablar de cine. Pero sí de cómo determinados estímulos afectan en mayor medida a la conversión final a un site determinado.

Para ello, hay que entender bien no sólo la tendencia de comportamiento común (ante una escena de terror la gente tenderá a tener miedo), sino también los comportamientos individuales (ante una escena de terror hay personas que se ríen a carcajadas).

Entender qué estímulo motiva más a nuestros consumidores es una excelente palanca para propiciar conversiones. 

A continuación te sugiero 5 palancas de conversión para tu marca. Es el resultado de lo que he aprendido testando, testando y testando…

Sigue leyendo

Tu Plan de Marketing a través de 3 pantallas: el móvil, la tableta y la tele.

Si me disculpáis, mientras voy escribiendo este post iré viendo el partido que ponen en la tele. Está muuuy emocionante. Un momento…

.

.

.

.

.

Perdonad era un mensaje de “WhatsApp” de un amigo.

laptopyTV

Esta situación que tanto se repite cada noche en mi vida no es un hecho aislado. Es más, pondría la mano en el fuego a que buena parte de tus clientes potenciales viven aferrados a 3 pantallas: el teléfono móvil, la tableta (u ordenador personal) y el televisor. ¿Me equivoco?

3 canales que tu marca puede aprovechar de diferente manera en función del objetivo que persiga: fidelizar, captar, vender, relacionarse, emocionar…

Todo es posible si sabes utilizar cada uno de la forma correcta:

Sigue leyendo