Cómo convertir un correo electrónico en un correo eléctrico

Si hay una cosa que tengo clara cuando tengo que preparar una acción de email marketing es que “el tiempo es oro”:

Un usuario medio no dedica más de 3 minutos al día a revisar su cuenta de correo electrónico personal. Este mismo usuario decide en cuestión de milisegundos si abre o no un determinado asunto. Si accede al interior de un email, no va a dedicar más de 5 segundos para valorar si la propuesta le interesa o no. Y además, si todo esto no se produce en el mismo día en el que le hemos enviado el correo electrónico, con casi un 75% de posibilidades el receptor nunca llegará a tenernos en cuenta.

Una palabra de más, un link poco visible, un asunto confuso, una imagen mal elegida…  nuestros destinatarios no perdonarán nuestros errores, enviándonos directamente al cubo de la basura. Por ello, es muy importante que seamos capaces de pasar de enviar simples correos electrónicos a hacer llegar a nuestros usuarios auténticos correos eléctricos:

Sigue leyendo