¿Cómo veremos la tele en el año 2.01…?

Internet y los entornos digitales han ido conquistando poco a poco, pero con paso firme, todas las pantallas con las que habitualmente interactuamos con el mundo. Primero fue nuestra pantalla de ordenador de sobremesa, después la de nuestro ordenador portátil, y hoy en día, incluso la de nuestra tablet o teléfono (cuya última finalidad es la de realizar llamadas).

En este sentido, sin duda alguna la televisión es la próxima frontera a cruzar. Y el reto es tan enorme como las potenciales oportunidades que nos puede proporcionar. Bajo mi punto de vista, el tsunami se acerca de forma imparable, y revolucionará radicalmente la forma cómo utilizamos hoy en día la mal denominada “televisión digital”. Este vídeo nos muestra un ejemplo de lo que podría llegar a convertirse nuestro televisor… ¿Ciencia-Ficción?

Sigue leyendo

Libertad, Igualdad y Fraternidad

Hoy me siento como un niño que empieza a decir sus primeras palabras:

No tengo muy claro si alguien me va a escuchar o a entender, pero al igual que un bebé, espero que este ejercicio de hablarme y escucharme a mi mismo, al menos me ayude a estructurar ideas y a organizar un discurso coherente.

Con éste ánimo hoy empieza a tomar forma “A la Guillotina”, un blog en el que me gustaría compartir tanto mis experiencias particulares como profesional del marketing, como todas aquellas noticias e información general que considere de valor vinculadas a este mundo.

¿Y por qué “A la Guillotina”? 

Seguramente no descubro nada nuevo al afirmar que, gracias a la eclosión de los medios digitales ha habido un cambio radical en la forma de entender el marketing y la comunicación. Por lo tanto, podríamos afirmar que internet ha sido “La Guillotina” que ha decapitado al “antiguo paradigma rey” basado en una comunicación unidireccional de unos pocos a muchos, a un “nuevo paradigma democrático” en el que todos podemos ser emisores y receptores en condiciones mucho más igualitarias y sin imposiciones.

Bajo mi punto de vista, si me permitís seguir con la analogía, todo este cambio puede resumirse en 3 conceptos fundamentales:

  1. Libertad: Cada uno de nosotros puede decidir qué contenidos consumir, está todo a nuestro alcance en cualquier momento,  sin que nadie nos imponga una parrilla de programación determinada. El consumidor / espectador, ha pasado a tener el poder y el control total. “Yo digo qué, cuando y dónde”.
  2. Igualdad: Ya no hay uno que habla y muchos que escuchan, ahora todos pueden hablar y escuchar por igual. Esto es especialmente relevante en la forma en el que las marcas se relacionan con su público objetivo, ya que éstas han perdido definitivamente el control: La imagen de las marcas ya no es “aquello que dicen ser”, la imagen de las marcas es “aquello que la sociedad percibe y comparte”.
  3. Fraternidad: Internet es social, nada es de nadie y todo es de todos. Todo lo que hoy en día puede ser digitalizado es un contenido potencialmente a compartir por los integrantes de la sociedad digital. Y esto, sin duda, es un arma de doble filo para las marcas. Un contenido de valor puede tener una amplia difusión viral y puede ayudar a una marca a generar lazos de engagement mucho más estrechos con su público objetivo, pero esta misma situación puede darse a la inversa.

Una ley de la física clásica dice algo así como que el mayor esfuerzo se consume al iniciar un movimiento. Por lo tanto, parece ser que seguir avanzando es físicamente más sencillo (es lo que llamamos inercia). En fin, el esfuerzo de empezar a andar ya está hecho, espero poder seguir avanzando (es lo que llamaríamos constancia).