¿Por qué tus emails deberían tener buena memoria?

Cierra los ojos e imagínate la siguiente situación:

Esta mañana has vuelto a pasar delante de la librería de tu barrio. Como cada día, has saludado al dependiente y te has parado un rato a ojear algunas novedades. Todo ello, mientras aprovechabas para escuchar las opiniones de algún lector y para charlar con el dueño del establecimiento sobre las últimas novelas históricas publicadas.

Después de un par de semanas sin comprar, has decidido volver ésa misma tarde para adquirir un ejemplar de la última obra de tu autor favorito. Cuál es tu sorpresa al entrar de nuevo en la librería y ver que todos los empleados (incluyendo el dueño) acaban de ser víctimas de un ataque de AMNESIA:

  1. No recuerdan tu nombre.
  2. Te hablan de “usted”.
  3. No conocen tus gustos.
  4. No saben qué recomendarte.
  5. No recuerdan que visitaste la tienda esta mañana ni lo que hiciste en ella.
  6. No son conscientes de que eres un comprador habitual ni lo que adquiriste la última vez.

Si tú también huirías despavorido de este establecimiento para no volver jamás, piensa en cómo pueden estar reaccionando los clientes de tu marca a día de hoy al recibir tu última campaña de email marketing.

Los buenos vendedores, cómo la pescadera del mercado de tu barrio o el camarero del bar en el que desayunas cada día, tienen memoria: te conocen,  se acuerdan de ti y te hacen sentir especial. ¿Y tus emails? ¿Consiguen generar la misma sensación en tus clientes?

La distancia, la frialdad, la percepción de acercamiento interesado…  Estos son algunos de los riesgos que corremos al tratar de mantener una relación con nuestros clientes a través de acciones de marketing directo.

Cuando el cara a cara desaparece o no puede producirse, nuestra memoria es una de nuestras mejores armas para que un cliente se sienta confortable y bien atendido a través de nuestros canales digitales. Y eso sólo puede traducirse en fidelización y repetición de compra. ¿Tienen memoria tus emails? Compruébalo a continuación:

Sigue leyendo
Anuncios

Dime qué banner ves y te diré quien eres

¿Fue Steven Spielberg el Julio Verne de la publicidad? Si hace 11 años disfrutaste con el estreno de Minority Report, seguro que tu respuesta es SÍ:

Y es que en cierta manera, aquellas vallas con lectores de retina que reconocían al protagonista y le proyectaban un mensaje personalizado, en los actuales entornos digitales son ya una realidad:

Adwords, Display, Remarketing, Lead Nurturing… El objetivo final es impactar con el mensaje adecuado a la persona adecuada y en el momento adecuado para fomentar la compra de un producto o servicio.

Bien utilizados, estos formatos publicitarios pueden ser acogidos con buenos ojos por los potenciales compradores de una marca (evitando el intrusismo recibiendo mensajes a su medida, y de productos y/o servicios de su interés). Pero mal utilizadas, puede provocar lo siguiente:

remarketing

¿Me están espiando? ¿Qué saben de mí? ¿Tienen mis datos personales?… ¡¡¿Saben dónde vivo?!! Si quieres evitar que tus usuarios se hagan estas preguntas cuando vean tus campañas a través de estos canales, ten en cuenta estas 5 premisas:

Sigue leyendo

Tu Plan de Marketing a través de 3 pantallas: el móvil, la tableta y la tele.

Si me disculpáis, mientras voy escribiendo este post iré viendo el partido que ponen en la tele. Está muuuy emocionante. Un momento…

.

.

.

.

.

Perdonad era un mensaje de “WhatsApp” de un amigo.

laptopyTV

Esta situación que tanto se repite cada noche en mi vida no es un hecho aislado. Es más, pondría la mano en el fuego a que buena parte de tus clientes potenciales viven aferrados a 3 pantallas: el teléfono móvil, la tableta (u ordenador personal) y el televisor. ¿Me equivoco?

3 canales que tu marca puede aprovechar de diferente manera en función del objetivo que persiga: fidelizar, captar, vender, relacionarse, emocionar…

Todo es posible si sabes utilizar cada uno de la forma correcta:

Sigue leyendo

El demonio está en los pequeños detalles: Una página de registro eficaz

Si un excelente redactor de marketing directo pasa el 80% de su tiempo pensando en la frase del “subject” de un email o en el mensaje que aparece en el sobre de una carta… Un creativo web debería pasar el 80% de su tiempo pensando, conceptualizando y optimizando la página de registro de un site.

Porque efectivamente, “el demonio está en los pequeños detalles”. Y si en el primer post hablamos de 5 trucos para ejecutar una campaña exitosa de email marketing, y en el segundo de la importancia de elegir adecuadamente el dominio de una web… En el tercer post de esta serie de artículos explicaremos 5 pequeños grandes detalles para evitar fugas en tus páginas de registro:

Sigue leyendo