Dime qué banner ves y te diré quien eres

¿Fue Steven Spielberg el Julio Verne de la publicidad? Si hace 11 años disfrutaste con el estreno de Minority Report, seguro que tu respuesta es SÍ:

Y es que en cierta manera, aquellas vallas con lectores de retina que reconocían al protagonista y le proyectaban un mensaje personalizado, en los actuales entornos digitales son ya una realidad:

Adwords, Display, Remarketing, Lead Nurturing… El objetivo final es impactar con el mensaje adecuado a la persona adecuada y en el momento adecuado para fomentar la compra de un producto o servicio.

Bien utilizados, estos formatos publicitarios pueden ser acogidos con buenos ojos por los potenciales compradores de una marca (evitando el intrusismo recibiendo mensajes a su medida, y de productos y/o servicios de su interés). Pero mal utilizadas, puede provocar lo siguiente:

remarketing

¿Me están espiando? ¿Qué saben de mí? ¿Tienen mis datos personales?… ¡¡¿Saben dónde vivo?!! Si quieres evitar que tus usuarios se hagan estas preguntas cuando vean tus campañas a través de estos canales, ten en cuenta estas 5 premisas:

Sigue leyendo

Cómo crear un código QR que valga más que 1.000 palabras

En campañas de publicidad, en envases de producto, en tarjetas de visita, en los carteles de pisos en venta… Sin duda alguna, esta imagen se ha convertido en un elemento habitual de nuestro día a día:

A la Guillotina QR

Generar un código QR es tan fácil (el que ves en la imagen lo acabo de hacer ahora… ¿adivinas a dónde redirige?) que ya se ha convertido en el principal vehículo para trasladarnos de un soporte físico a un entorno virtual con una simple captura de imagen.

Pero… ¿Todos los códigos QR nos aportan un valor real?

Para dar respuesta a esta pregunta deberíamos tener en cuenta, al menos, estos 5 conceptos:

Sigue leyendo

Cómo convertir un correo electrónico en un correo eléctrico

Si hay una cosa que tengo clara cuando tengo que preparar una acción de email marketing es que “el tiempo es oro”:

Un usuario medio no dedica más de 3 minutos al día a revisar su cuenta de correo electrónico personal. Este mismo usuario decide en cuestión de milisegundos si abre o no un determinado asunto. Si accede al interior de un email, no va a dedicar más de 5 segundos para valorar si la propuesta le interesa o no. Y además, si todo esto no se produce en el mismo día en el que le hemos enviado el correo electrónico, con casi un 75% de posibilidades el receptor nunca llegará a tenernos en cuenta.

Una palabra de más, un link poco visible, un asunto confuso, una imagen mal elegida…  nuestros destinatarios no perdonarán nuestros errores, enviándonos directamente al cubo de la basura. Por ello, es muy importante que seamos capaces de pasar de enviar simples correos electrónicos a hacer llegar a nuestros usuarios auténticos correos eléctricos:

Sigue leyendo