¿Qué es el “golden circle” y por qué gira a favor de las marcas de auto-cuidado?

Erase una vez 2 marcas.

El equipo responsable de la primera tenía prisa por salir al mercado y generar ganancias inmediatas para su compañía. Por este motivo, siguieron el siguiente esquema para construirla:

  1. Primero se preguntaron qué iban a hacer:

Por ejemplo, construir ordenadores.

  1. Después se preguntaron cómo debía ser la marca:

Fáciles de usar, con un diseño innovador, con la última tecnología…

  1. Y finalmente se toparon con un único posible por qué:

Ganar dinero.

Parece razonable. Pero veamos qué pasó con la segunda marca.

La segunda estaba dirigida por un equipo de personas que no tenían tanta prisa y querían construir algo que realmente aportará valor a sus consumidores. Por ello, no eligieron el camino fácil y empezaron la construcción de la marca a la inversa:

  1. Primero se preguntaron por qué razón esta marca debía estar en el mercado:

Facilitar la vida de las personas a través de la tecnología.

  1. Después se preguntaron cómo querían materializar esta idea:

Construyendo dispositivos electrónicos fáciles de usar, de diseño innovador, con la última tecnología…

  1. Y sólo al final se preguntaron qué iban a hacer para lograrlo:

Llegado a este punto del razonamiento una opción podría ser construir ordenadores (como la primera marca), pero si te fijas, el abanico de posibilidades se multiplica exponencialmente: equipos de música, teléfonos móviles, televisores, tablets, etc.

¿Cuál de las 2 crees que tuvo más éxito? ¿Cuál de ellas transmitió más confianza a sus potenciales consumidores? ¿Cuál comprarías tú? ¿Con cuál de ellas te harías fan de su página de Facebook?

La primera es una historia en la que podríamos incluir a cualquier marca de informática. La segunda es la historia de Apple.

Si aplicamos este mismo razonamiento al resto de sectores, nos daremos cuenta que las auténticas grandes marcas (aquellas que son capaces que sus clientes peguen adhesivos con su logo en el casco de su moto) se construyen a partir de un “por qué” muy robusto y claramente percibido por su clientes.

A grandes rasgos, así se aplica en marketing la teoría del Golden Circle acuñada por el brillante Simon Sinek. Si tienes 15 minutos te recomiendo ver su conferencia y descubrir como este razonamiento afecta a otros aspectos de nuestras vidas.

Y si quieres descubrir cómo esta teoría es especialmente relevante en el mundo del auto-cuidado te animo a continuar leyendo un par de minutos más…

Sigue leyendo

Anuncios