El demonio está en los pequeños detalles: Elegir el nombre de un dominio

El alud de tweets que provocó el “nuevo” nombre del iPad, es un claro ejemplo de la importancia de la elección de un nombre adecuado. Y este hecho se aplica también al nombre de un dominio. Por ello, en la segunda entrega de “El demonio está en los pequeños detalles”, nos centraremos en una decisión que parece simple, pero que es muy relevante: Elegir el nombre más adecuado para un dominio web.

Para los que no habéis leído el primer post dedicado al email marketing, esta serie de artículos pretenden transmitir pequeños detalles que normalmente los grandes manuales no recogen, pero que mi experiencia personal ha demostrado que pueden llegar a marcar la diferencia en cuanto a la efectividad de algunas acciones.

En este caso, más que mi experiencia personal, quiero compartir un excelente infográfico obtenido del blog de Gustavo Martínez que tengo pegado en mi mesa de trabajo. No en vano, hace muy poco tuve un debate de más de 2 semanas para encontrar el nombre ideal a una página web de un nuevo producto.

Sin más preámbulos, os lo adjunto a continuación…

Si Frank Schilling, fundador de DomainNameSales.com tiene la teoría que “A better domain name will lower your lifetime marketing costs.” Los creadores de Diapers.com, un portal dedicado a la venta de artículos para bebés con más de 100 millones de visitas únicas, disponen de la experiencia necesaria que avala esta afirmación. Ya que más de la mitad de estas visitas encuentran este site buscando la palabra “diapers” en Google.

Así pues si quieres garantizar un buen puñado de visitas a tu site sin ningún esfuerzo promocional, asegúrate de que el nombre del dominio sea un adjetivo corto, genérico, descriptivo y memorable. Y evita guiones, nombres largos o términos inventados.

DETALLE Nº 1: Que el nombre de tu dominio defina mejor que nadie tu negocio. Conseguirás un mayor tráfico, visibilidad y reputación si te apropias del término más relevante y genérico del mercado.

DETALLE Nº 2: Utiliza el .com. Es la forma más natural que tiene un usuario de identificar un dominio (la gran mayoría de dominios siguen este patrón). El resto de extensiones pueden considerarse claramente de segunda categoría.

DETALLE Nº 3: En el mundo de los dominios puede ser más rentable comprar que construir de 0. Cierto es que los nombres más genéricos ya tienen propietarios y, en consecuencia, un precio de adquisición elevados. Pese a ello, el éxito de excelentes estrategias de marketing on line como las de CNN, Ragu o Intel pasan por haber adquirido los dominios money.com, eat.com o pc.com respectivamente.

Si tienes algún DETALLE más y quieres compartirlo, o has descubierto algún nombre de dominio exitoso… estaré encantado de recibir tus comentarios.

Y no te olvides de leer la primera entrega de “El demonio está en los pequeños detalles” dedicada al email marketing.

2 comentarios en “El demonio está en los pequeños detalles: Elegir el nombre de un dominio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s